close
close

Granulación.

El proceso para crear pelets perfectos.

El proceso de granulación empieza con el acondicionamiento, en el que el vapor se mezcla de forma homogénea con los componentes a una temperatura de hasta 95 grados Celsius. La harina recibe un tratamiento térmico durante 20 a 240 segundos para reducir la cantidad de microorganismos patógenos. Una vez tratada de este modo, la harina pasa a través de las perforaciones de una matriz. Una cuchilla corta continuamente el producto que va saliendo del molde y los pelets se introducen, aún calientes, en un refrigerador. El camino para obtener pelets perfectos de dureza y resistencia óptimas requiere una tecnología de procesos de primera calidad. El exceso o defecto del vapor y del calor aportados a los componentes perjudica la calidad de los pelets. Si la harina no se calienta de forma homogénea a una temperatura suficientemente alta, hay microorganismos patógenos peligrosos que pueden sobrevivir en el producto acabado de piensos compuestos.

Los conocimientos de Bühler en el ámbito de la granulación no solo consisten en la fabricación de pelets con la dureza suficiente para impedir su ruptura y la resistencia suficiente para reducir el desprendimiento de finos durante el transporte. En estrecha colaboración con la industria productora de alimentos, Bühler aspira continuamente a una tecnología de procesos de granulación que mejore el reciclado de alimento y el valor nutritivo de los pelets, tanto para animales de explotación como para animales acuáticos.

La tecnología de granulación de Bühler permite a los fabricantes de alimento prensar los más distintos productos en bruto, desde granos hasta paja, pasando por madera. El proceso de granulación se aplica tanto en la industria productora de alimentos como en la industria de la biomasa.

Contacto

Para más información, haga clic aquí.

Noticias y eventos